La vida es un regalo

La vida es un regalo que no pedimos pero que todos estamos felices de haber recibido. En lo personal la vida nunca deja de sorprenderme y últimamente me siento súper enamorada del milagro de estar viva, de respirar, de sentir, de amar, de tener gente a mi alrededor que me quiere y que me valora, de pasar por momentos difíciles que nos abran los ojos ante cosas que son tan evidentes pero que antes no lográbamos siquiera notar.

Si estás leyendo esto, te agradezco inmensamente por regalarme unos minutitos de tu valioso tiempo,de tu vida.

vida.png

Quiero recordarte que es importante que dejemos de culparnos o sentirnos incompletos o inferiores porque no hemos alcanzado aún lo que tanto deseamos. Simplemente quiero que entiendas algo que a mí me había costado mucho entender, pero que ahora lo veo demasiado claro, quiero que entiendas que la vida es un camino largo, lleno de altibajos, de ilusiones y desilusiones, de aventuras y desventuras, de caídas que nos impulsan a levantarnos más fuertes, llenos de esperanza y de amor. Pero que todo es temporal, tanto las alegrías como las tristezas. Quiero que por favor hoy te des cuenta que este momento es una etapa, que hoy puedes estar muy triste y desmotivado pero que tu vida no se resume en eso, que eres más, mucho más que una nota de colegio o un cargo en una empresa. Eres un milagro, porque vives, respiras, un día amas y otro sufres, cambias, evolucionas.

Hoy te invito a que te enamores de la vida y que intentes dejar algo bonito en este mundo, regala sonrisas, regala palabras amables, envíale un mensaje de texto a tu mamá o papá y diles cuanto los amas y lo mucho que les agradeces que te hayan traído a este maravilloso mundo. Y es que somos un milagro, ¿no te has puesto a pensar que estuviste 9 meses (algunos menos tiempo) metido en la panza de tu mamá? es decir, en un momento no existías y de repente en un segundo simplemente apareciste y comenzaste a crecer y a crecer, primero en la panza de tu mami, luego llegaste a este otro mundo lleno de cosas desconocidas, fuiste descubriendo cosas por cosa, palabra por palabra, emoción tras emoción. ¿NO TE PARECE INCREÍBLE?

La vida

¡Somos un milagro! Y vale la pena celebrarlo 😀

Así que sal, y bríndale al mundo todo ese amor que llevas dentro, si estás pasando por un mal momento recuerda que todo es temporal y con esfuerzo lograrás que todo mejore, y si por el contrario estás en la mejor etapa de tu vida entonces disfrútala al máximo y crea recuerdos que te suban el ánimo en las adversidades.

Recuerda que estamos en este mundo por un ratito y lo mejor que podemos hacer es intentar dejar una hermosa huella en esta tierra de locos.

Love, Esi.

Nunca es tarde

Nunca es tarde para ser lo que podrías haber sido.

 Esta es una de las frases que tengo colgadas en mi cuarto, con el fin de leerla a diario, como recordatorio que nunca es tarde para intentar alcanzar mis sueños. Porque quizá es eso lo que necesitamos a veces, un recordatorio, algo que nos diga que podemos seguir intentándolo, que vale la pena, que llegará en el momento que alcancemos eso que tanto añoramos hoy; y ya luego tendremos tiempo para desear un millón de cosas más.

 ¡Nunca es tarde!

 Nunca es tarde para pedir perdón, porque errar es de humanos y arrepentirse, pedir disculpas sinceramente y tratar de hacerlo mejor día a día, eso es de valientes.

cute-sneakers-wallpaper-1.jpgNunca es tarde para comenzar un proyecto, para ponerle ganas a algo que amamos, tener confianza en nosotros mismos, amarnos a nosotros mismos, para ser fieles a nuestros ideales y hacer de este mundo un lugar mejor.

 Nunca es tarde para amar, para creer, para arriesgarse, para reír, incluso nunca es tarde para derramar esa lágrima, o para decir ese adiós al que tanto le tememos. Nunca es tarde para dar ese primer paso.

 Nunca es tarde para el cambio, para la evolución, para una nueva oportunidad.

Nostálgicos anónimos

Desde hace algunos días he estado pensando en escribir un post acerca del porqué nos empeñamos tanto en sufrir. Le he dado vueltas y vueltas, preguntándome si tengo un buen punto o si es que solo se me ha alojado esta idea extraña en la cabeza. A medida que pienso  y pienso en este asunto, más me convenzo de que al ser humano le encanta sufrir (sobre todo a nosotras), de que no es solo una idea extraña sino que es un hecho, somos adictas al dolor.

Cualquiera me leerá y dirá que ¡hasta aquí llegué!, que terminé de volverme loca, pero les digo amigos TENGO UN BUEN PUNTO. Fíjense en uno de los libros más exitosos de la historia, la novela más romántica, la historia de amor ideal, Romeo y Julieta. ¡Vaya tragedia! Pero todos en algún momento han querido vivir una historia tan trágica como esa, porque lo trágico aumenta el romanticismo, por eso me pongo a pensar, trato de analizarlo con cuidado y me doy cuenta de que es una historia tan perfecta y romántica por tener un final tan TRÁGICO

¿Por qué? ¿Por qué esas ansias de tener el corazón roto? ¿Por qué las palabras salen mejor cuando la nostalgia es quien dirige nuestra mano al escribir? ¿Por qué nos empreñamos en sufrir cuando podemos decidir ser felices sin importar nada más?

Porque sí, la felicidad es una decisión. En este momento hay miles de razones para ser feliz como el simple hecho de estar vivo por ejemplo, o el hecho de que tengas buenos amigos que te apoyan y creen en tus ideas, que te acabas de graduar, o que tienes una mascota a la cual consentir, o que tienes la posibilidad de leer un buen libro mientras sientes el aroma embriagador del café recién hecho… cualquier cosa, milagros del día a día que dejamos pasar por alto porque preferimos atormentarnos con cosas que no podemos controlar.

Es momento que dejemos esa actitud lastimera de sentirnos mal y pasar semanas y hasta meses deprimidas, de llorar porque nos rompieron el corazón y ser feliz inconscientemente por estar en esa situación. Démosle un chance a la dicha y la alegría de guiar nuestra pluma mientras escribimos versos y olvidemos los amores ingratos que no supieron valorar nuestras decaídas, que no se preocuparon en descubrir nuestros misterios ni dedicarnos una canción empalagosa bajo una noche estrellada. Ya dejemos de ir caminando cabizbajas con la mirada pérdida y comencemos a reír, a vivir, a sentirnos felices con nosotras mismas. Porque la mayoría del tiempo somos nosotras las dramáticas, hay que aceptarlo.

Esto no es un post de autoayuda ni nada de eso, no pretendo hacer de psicóloga de bolsillo, solo es un pensamiento entre miles y miles que rondan por mi mente día tras día. La cosa es que llevo días prestando atención al asunto, y en las redes me encuentro con más frases tristes que felices, al parecer tener el corazón roto es más entretenido que ser feliz consigo misma. Por eso me dije, ya es momento de cambiar eso, hoy digo ¡Ya no más! Al menos no por ahora, esperemos a que me vuelvan a romper el corazón.

Querido 2016…

Se fue el 2016, un año de cambios, de derrotas pero también de logros, de lágrimas pero también de muchas carcajadas, de nostalgia, melancolía, rabia pero también de muchas esperanzas.

Hoy me siento renovada, y es porque hace dos semanas me prometí escribir si no a diario al menos varias veces por semana, pero fallé a mi promesa, me fallé. No han sido días del todo fáciles y por momentos sentía que no sabía ni siquiera lo que quería hacer, no encontraba motivación, luego pensé en abandonar el blog pues no tiene sentido hacerse compromisos que no se pueden cumplir. Hoy me doy cuenta de que no hay cambio en el mundo sin esfuerzo, sin derrotas, sin lágrimas. Hoy me doy cuenta de que el secreto del éxito está en el esfuerzo, en el sudor, en las heridas, en el camino largo y tedioso que se debe recorrer para alcanzar lo que se quiere y que justamente eso es lo que hace que todo tenga tanto valor. El esfuerzo, la dedicación,  la satisfacción de haber sido perseverante, el orgullo de haberlo intentado hasta lograrlo.

Hoy lo intento de nuevo, con muchas ganas y con muchas buenas energías.

14628077_10154221172664864_1112881799_n

El 2016 pudo haber sido un año bastante fuerte. Confieso que me cacheteó más de un par de veces y hoy es momento de dar gracias por esos golpes, porque gracias a ellos en este día soy más valiente, gracias a ellos no me da miedo intentarlo y aunque sé que para alcanzar mis metas tendré que pasar por situaciones caóticas, vencer obstáculos, encontrar motivación en los momentos más grises, escuchar críticas y comentarios hostiles de gente que no crea en mi… Sí, sé bien que tendré que pasar por todo eso y que el esfuerzo tiene que ser colosal pero al mismo tiempo sé que valdrá la pena. Gracias al 2016 sé lo que se siente alcanzar una meta por la cual se ha trabajado con esmero, sé lo que se siente deprimirse y llorar por días, sentirse pérdida y luego encontrarse en donde menos era de esperarse.

¡Gracias 2016 marcaste una época para mi!