REAL

Cuéntame de esos labios, que ahora invaden tus labios y nos alejan tanto, tanto.

¿Es qué tiene huellas más bonitas  o será que acaso a ella sí le gusta peinarse?

Antes te gustaba así, despeinada, con la vida desordenada y la cabeza plagada de ilusiones. Antes te gustaban mis besos improvisados y mi risa huracanada.

Antes yo era real.

Advertisements

Blue

Me gusta sentirme triste,

para recordarte con amor, querer sentir tus latidos y oír el eco de mis suspiros.

Me gustar sentirme triste,

para soñar con un mañana, para abrazarte con ganas y besarte el alma.

-blue

Hoy me dueles

Y con la luna de testigo te dije adiós,

una vez más, quizá ni siquiera es definitivo. 

Pero hoy me dueles y yo ya no quiero que nada me duela.

Yo busco volar, busco crecer, busco brillar.

Tú me anclas, me haces sentir pequeña, me opacas.

El amor no se aprende, el amor no se obliga, letanía que hace eco en mis noches frías. 

Unos besos sin sabor

Unos besos sin sabor.

Tres copas de vino tinto.

Y mi cabeza que viaja al país de la perdición.

Y de repente tu ausencia se hace presente.

Los labios prestados no son suficiente.

6a75487be11acba020e891298caafa61.jpg

Imagen extraída de pinterest: productionparadise.com

Un beso sin sabor, sin amor, un beso inocente.

Esto es culpa de la luna.

La luna que juega con la nostalgia,

que me hace aferrarme a un amor no consumado,

a una ilusión unilateral,

a una verdad que se volvió mentira.

Noche sin luna

Una noche sin brisa, sin luna, sin dulce.

Un té muy caliente, mejor un café.

Un café bien amargo para combatir este adiós.

Un beso ausente.

No palabras bonitas.

No actos empalagosos.

“Qué estés bien, éxito.” Hoy suena a hipocresía. 

No quiero soltar el globo, prefiero hacerlo estallar con un alfiler. 

Y hoy el alfiler se viste de indiferencia .

No besos, no abrazos. No te voy a extrañar.

Una noche sin brisa y la luna que no me consuela. 

 

Desamor

Bienvenido al club de los corazones rotos. 

De las noches sin luna

y las mañanas de café amargo. 

Bienvenido a la soledad abrasadora, 

a la nostalgia invasiva, 

melancolía perenne. 

Bienvenido a la era del cambio, ya nada será igual,

lo que fue una vez se esfumó, 

lo que te hizo tan feliz, hoy parece tan lejano, 

parece una ilusión, un juramento en vano.

Bienvenido joven amigo a la era de los suspiros.