Me before u

     Así está la cosa, a mediados del 2016 se estrenó la película #YoAntesdeti y como todo el mundo en Caracas estaba vuelto loco por la película no le paré ni medio, pasaron los meses y ni me provocó verla, ni siquiera por un segundo me interesé en ella, simplemente pensé que era la típica película romántica.

      Hace unos días estaba triste e hice una de mis cosas preferidas cuando estoy triste: Ver películas románticas para ponerme a llorar y desear ser la protagonista de la película xD la cosa es que vi una película en Netflix que se llama Love, Rosie y pues me enamoré inmediatamente de Sam Claflin. Ya lo había visto en The Hunger Games como Finnick pero el personaje no me atrapó del todo, en fin como me gustó tanto su personaje en Love, Rosie en seguida me entraron ganas de ver Yo antes de ti, así soy yo 😀 

Resultado de imagen para yo antes de ti movie ¡Dios! Lloré como una idiota, lloré todo lo que no había llorado en meses, lloré por ese amor, lloré porque Will no era capaz de pararse y besar a Lou cuando le diera la gana, lloré por su frustración, lloré por el corazón roto de Lou cuando no lo pudo hacer cambiar de opinión con respecto a sus planes de vida, lloré cuando Will le regaló sus medias de franjas de abejita, lloré porque a veces nos empeñamos en cambiar a las personas pero lo único que podemos hacer es amarlas y respetar sus decisiones y lloré porque ella fue lo suficientemente fuerte para amarlo aún sabiendo que no lo podría volver a ver, que no lo podría tocar, que no podría vivir ese amor, acompañándolo en ese último momento, amándolo hasta el último segundo. Lloré porque ellos tendrían que disfrutar ese momento al máximo porque nunca más podrían compartir algo así. Lloré porque en un momento podemos ser la personas más felices sobre la faz de la tierra al siguiente segundo todo se puede desvanecer entre nuestros dedos y no podemos hacer nada más que aceptar esa dura realidad.

     Eso fue el jueves, me gustó tanto, tanto la película que mi noche del viernes estuvo dedicada a ver la película de nuevo y repetir mis escenas preferidas.

      Tengo un amigo que me dice que estoy totalmente loca por hacer ese tipo de cosas pero no creo que sea una locura, simplemente me gusta disfrutar de lo que me gusta una y otra vez, y así mientras pueda. Si en algún momento experimenté una emoción que me llenó el alma, me gusta recordar ese momento lo más precisamente posible para sentirme así una vez más, lo mismo que sentía Will con respecto a París (el que haya visto la película entenderá a que me refiero con esto). 

     Esta película me llenó el alma y en el futuro la veré unas quinientas veces más, cuando la pasen en TV, cuando la pongan en Netflix, cuando esté triste, cuando este en mis días y ande con el humor hecho un desastre… 

     ¡Aaaah! otra cosa: NECESITO EL LIBRO D’: No sé si lo vaya a poder comprar, estoy segura que si lo consigo en Venezuela será carísimo 😦 así que no lo puedo comprar inmediatamente, tendré que esperar unos meses. 

Resultado de imagen para frases me before youImagen extraída de Pinterest: https://es.pinterest.com/pin/313281717811474195/
Advertisements

Nostálgicos anónimos

Desde hace algunos días he estado pensando en escribir un post acerca del porqué nos empeñamos tanto en sufrir. Le he dado vueltas y vueltas, preguntándome si tengo un buen punto o si es que solo se me ha alojado esta idea extraña en la cabeza. A medida que pienso  y pienso en este asunto, más me convenzo de que al ser humano le encanta sufrir (sobre todo a nosotras), de que no es solo una idea extraña sino que es un hecho, somos adictas al dolor.

Cualquiera me leerá y dirá que ¡hasta aquí llegué!, que terminé de volverme loca, pero les digo amigos TENGO UN BUEN PUNTO. Fíjense en uno de los libros más exitosos de la historia, la novela más romántica, la historia de amor ideal, Romeo y Julieta. ¡Vaya tragedia! Pero todos en algún momento han querido vivir una historia tan trágica como esa, porque lo trágico aumenta el romanticismo, por eso me pongo a pensar, trato de analizarlo con cuidado y me doy cuenta de que es una historia tan perfecta y romántica por tener un final tan TRÁGICO

¿Por qué? ¿Por qué esas ansias de tener el corazón roto? ¿Por qué las palabras salen mejor cuando la nostalgia es quien dirige nuestra mano al escribir? ¿Por qué nos empreñamos en sufrir cuando podemos decidir ser felices sin importar nada más?

Porque sí, la felicidad es una decisión. En este momento hay miles de razones para ser feliz como el simple hecho de estar vivo por ejemplo, o el hecho de que tengas buenos amigos que te apoyan y creen en tus ideas, que te acabas de graduar, o que tienes una mascota a la cual consentir, o que tienes la posibilidad de leer un buen libro mientras sientes el aroma embriagador del café recién hecho… cualquier cosa, milagros del día a día que dejamos pasar por alto porque preferimos atormentarnos con cosas que no podemos controlar.

Es momento que dejemos esa actitud lastimera de sentirnos mal y pasar semanas y hasta meses deprimidas, de llorar porque nos rompieron el corazón y ser feliz inconscientemente por estar en esa situación. Démosle un chance a la dicha y la alegría de guiar nuestra pluma mientras escribimos versos y olvidemos los amores ingratos que no supieron valorar nuestras decaídas, que no se preocuparon en descubrir nuestros misterios ni dedicarnos una canción empalagosa bajo una noche estrellada. Ya dejemos de ir caminando cabizbajas con la mirada pérdida y comencemos a reír, a vivir, a sentirnos felices con nosotras mismas. Porque la mayoría del tiempo somos nosotras las dramáticas, hay que aceptarlo.

Esto no es un post de autoayuda ni nada de eso, no pretendo hacer de psicóloga de bolsillo, solo es un pensamiento entre miles y miles que rondan por mi mente día tras día. La cosa es que llevo días prestando atención al asunto, y en las redes me encuentro con más frases tristes que felices, al parecer tener el corazón roto es más entretenido que ser feliz consigo misma. Por eso me dije, ya es momento de cambiar eso, hoy digo ¡Ya no más! Al menos no por ahora, esperemos a que me vuelvan a romper el corazón.

REAL

Cuéntame de esos labios, que ahora invaden tus labios y nos alejan tanto, tanto.

¿Es qué tiene huellas más bonitas  o será que acaso a ella sí le gusta peinarse?

Antes te gustaba así, despeinada, con la vida desordenada y la cabeza plagada de ilusiones. Antes te gustaban mis besos improvisados y mi risa huracanada.

Antes yo era real.

Blue

Me gusta sentirme triste,

para recordarte con amor, querer sentir tus latidos y oír el eco de mis suspiros.

Me gustar sentirme triste,

para soñar con un mañana, para abrazarte con ganas y besarte el alma.

-blue

Pretty Woman

Director: Garry Marshall

Protagonistas:Julia Roberts y Richard Gere

Año: 1990

Hace tantos años viendo que pasaban esta película en distintos canales y nunca le había prestado atención, simplemente no me parecía seductor ver una película de los 90’s cuando podía ver algo más actual. 

Pero pasa. Pasa que crecemos y nos descubrimos, y de repente los intereses cambian, o mejor dicho “evolucionan”, de un momento a otro lo que nos parecía tan insulso ahora es lo que nos quita el sueño. Justo eso me ha pasado a mí con el cine. Sí, tengo mucho interés por películas que se estrenaron recientemente o por otras que ni siquiera se han estrenado aún, pero también siento unas ganas inmensas de ver todas esas piezas maravillosas que las décadas anteriores nos regalaron. Aquellas que no se enfocaban tanto en los efectos especiales sino en lo que buscaban transmitir al público, en una historia que contar, en esos diálogos bien pensados que nos hipnotizaban y nos trasladaban  a esa realidad inventada. 

Eso me pasó con Pretty Woman, tantas veces que cambié el canal porque  estaban pasando esta película, tantas veces la ignoré. Y resulta que ahora, a mis 22años, en la época en la que elegimos qué ver y cuándo verlo, por mi propia cuenta me dirigí a Netflix y entre cientos o miles de películas decidí ver “Pretty Woman”. Y me enamoré totalmente, que historia más encantadora.

Esas tomas, tan naturales, que celebran la belleza de una mujer que no ha tenido una vida fácil pero que no pierde su encanto. Una mujer que cambia su vida, no por un hombre sino por ella misma, una mujer que se puede considerar a si misma una prostituta pero que no permite que nadie la trate como tal. Una mujer que disfruta el día a día y que tiene un corazón lleno de ilusiones y ganas de superarse. Una mujer auténtica.

Me encantó como al momento de que su coprotagonista le ofrece la oportunidad de rentarle un apartamento, dejarle dinero para que viva cómodamente y venir a visitarla de vez en cuando ella se niega, y le dice que ella no desea eso, que no tiene interés en ser la querida de nadie, que ella sueña con el caballero con flores en una mano y su espada empuñada en la otra listo para protegerla, le dice “I want the fairy tale.” Me encantó que su primera opción una vez lejos de él es usar el dinero “ganado” para mudarse a una ciudad no tan escandalosa y comenzar a estudiar, trabajar honestamente, cambiar su vida para mejor. Evolucionar.

Y me encantó ese final rosa en la que su caballero la rescata y enfrenta su miedo a las alturas solo para besarla y decirle que la ama y la quiere junto a él. Critíquenme y llámenme cursi y rosa, pero no me importa. Me encantan los finales rosa, esos en los cuales hay un comenzar de nuevo, en los que hay perdón y nuevas oportunidades. Soy una romántica qué puedo hacer  más que disfrutarlo.

tumblr_no8jdvpfGp1tfy48jo3_r1_500.png

Imagen extraída de: https://giadaciotola.tumblr.com/post/118773887398/edward-so-what-happened-after-he-climbed-up-the

Hoy me dueles

Y con la luna de testigo te dije adiós,

una vez más, quizá ni siquiera es definitivo. 

Pero hoy me dueles y yo ya no quiero que nada me duela.

Yo busco volar, busco crecer, busco brillar.

Tú me anclas, me haces sentir pequeña, me opacas.

El amor no se aprende, el amor no se obliga, letanía que hace eco en mis noches frías. 

Unos besos sin sabor

Unos besos sin sabor.

Tres copas de vino tinto.

Y mi cabeza que viaja al país de la perdición.

Y de repente tu ausencia se hace presente.

Los labios prestados no son suficiente.

6a75487be11acba020e891298caafa61.jpg

Imagen extraída de pinterest: productionparadise.com

Un beso sin sabor, sin amor, un beso inocente.

Esto es culpa de la luna.

La luna que juega con la nostalgia,

que me hace aferrarme a un amor no consumado,

a una ilusión unilateral,

a una verdad que se volvió mentira.